Acid Mess 'Sangre de otros mundos'

noviembre 05, 2020

Acid Mess 'SANGRE DE OTROS MUNDOS'

Acid Mess - 'Sangre de otros mundos'  (Spinda Records 2020)

Fecha de publicación: 6 de Noviembre


Siendo honestos no conocía a estos asturianos que el buen señor Berto de Spinda Records me mandó para que pusiera mis oídos en órbita  ante lo que se venía encima. ¿Qué es lo que me encuentro? pues nada más y nada menos que 48 minutos de una auténtica locura de rock progresivo; psicodélico; acidulante y caleidoscópico. Pero del de verdad, de aquel de organillos de Richard Wright, de reverbs profundos, de guitarras fundidas en distorsiones de fuzz y wah, y de patrones rítmicos progresivos.

El álbum lo abre "El Reflejo de Tu piel" que es una oda a esa introspección que ira despertando tus axones. Un aura misteriosa recorre el tema con las voces a modo de liturgia y que nos prepara para el viaje. Un viaje cargado de voltaje y electricidad mientras las válvulas se calientan en el preamplificador para "romper" en un ritmo a palmas que nos sabes si estás en el norte o al sur del sur. Pero si no has tenido bastante, el hammond,  y las guitarras encenderá tu cerebro al cien por cien hasta caer de bruces en brazos de un rock andaluz donde las voces y palmas te llevarán en volandas arriba y abajo.



"Fuego en el templo", es eso, puro fuego y sobretodo groove, mucho groove. Guitarras crujientes dirigidas por un organillo que te taladra como un vil martillo psicodélico, mientras Miguel lanza llamas a través de su garganta, para posteriormente caer en un medley de ritmos de jazz y caribeños e impulsados por un viaje espacial de manos de los teclados de Juan Villamil y los arpegios de Miguel Ruiz. Pero es que el viaje no ha hecho más que comenzar, el tema "Hechicera", es eso, un embrujo de timbales, líneas infinitas de bajo, y cristalinas guitarras durante nueve minutos que nos recuerdan al mejor Santana de aquellos lejanos años setenta. 

Cambio de tercio en "Futuro sin color",  guitarras que juegan con la resonancia del post-rock en una atmósfera cargada de oscuros vacíos producidos por una batería en la lejanía y la profundidad de la melodía del bajo...un pequeño espejismo, ya que lo que viene detrás, en este caso es un punk anacrónico que vomita fuzz y que juega con una verdadera psicodelia de líneas exóticas cargada de galopantes ritmos vertiginosos de la mano de Antonio Tamargo.

Vamos por un quinto tema que perfectamente podría ser una continuación del tema anterior, en el aspecto de las construcciones tipo arabescas, pero en este caso baja el ritmo. Un tema con una cadencia más lenta y que en momentos nos puede recordar a esos decrépitos riffs Sabbathianos pero con ese toque exótico. Si a ello le sumamos las voces de Aurora Salazar y Débora Hernández nos vamos a ese menospreciado rock andaluz que a día de hoy se niega a morir.



Seguimos con "Hijos del Sol", cuya una intro Floydiana da lugar a un oscuro y agresivo  post-punk que viene a romper con todos los moldes de lo que venimos escuchando. Cierra el álbum "Infierno Gris", otra vuelta de tuerca, un tema que  juega con diferentes cambios de ritmos, de nuevo las distorsiones de las guitarras, el espléndido bajo de Borja perfectamente sincronizado con la batería, y ese aire progresivo y psicodélico que lo envuelve todo.

No sé si será de los mejores álbumes de este 2020, pero lo he disfrutado como si fuera el mejor.

También te puede interesar

0 comentarios