Entrevista a Glasswork: 'la gente no es muy consciente de las horas de ensayo, dinero gastado en transporte, instrumentos...'

mayo 08, 2020

Glasswork photo band

Seguimos con nuestra ronda de preguntas que hice en su día a nuestras bandas sobre las dificultades que tienen que lidiar en su lucha diaria antes de que llegara el estado de alarma. La banda de hoy son Glasswork vienen desde Málaga y le tengo un especial cariño, una banda que si ya de por sí, mantenerse dentro de la escena rock en este país es difícil, imaginad si encima lo que haces es rock progresivo, ¡respeto máximo! Recordad que acaban de presentar la portada de su nuevo álbum "Metabolé" que estará disponible el próximo 19 de junio.




Hola que tal, muchísimas gracias por vuestro tiempo.

¿Podéis vivir de la música o lo tenéis que compaginar con un trabajo de los considerados como "normales"?

César: No vivimos de la música, sino que esta complementa a nivel personal lo que nosotros somos y queremos ser. El dinero nos lo dan otras actividades, no se si normales o no. Para vivir de la música habría que haberlo enfocado de otra manera, creo. Aun así, si viviese de la música, sospecho que no sería de Glasswork.

Fernando: Ojalá poder vivir de la música, pero en los tiempos que corren hay que compaginarlo con un trabajo como el resto de los mortales, de hecho, mi trabajo normal es el que puede pagar la música.

Miguel: Poco más que añadir.



¿Cómo lo hacéis cuando tenéis que estar girando durante semanas o meses?

Fernando: Todavía no nos hemos visto en esa situación, pero siempre se intenta sacar el máximo tiempo posible para ir pudiendo compaginar fechas seguidas.

César: Por lo que indicaba Fernando de no habernos visto ahí, no me veo capacitado para responder. Me imagino que tirando pa’ lante y ya.

Miguel: Quizás semanas no, pero días sí y entiendo que es fácilmente extrapolable. Pues recortando horas de sueño y renunciado a algunas cosas, aunque a este nivel, no muchas.



Y si ya hablamos de tener que salir fuera de España, supongo que la cosa será aún más complicada ¿no?

Fernando: ¿Lo es?

César: En nuestro caso de banda pequeña y en gran medida amateur, lo chungo para nosotros es precisamente salir fuera de España.

Miguel: Se hace impensable realmente, porque llevar el equipo por carretera en tiempos tan concentrados… De hecho, algunos grupos me han contado auténticas peripecias cuando han tenido que salir fuera. Que se lo cuenten a Cheeto`s Magazine y su aventura en el Loreley.

César: Pero bueno, sí, solo de pensarlo, nos ponemos en que implica para cada bolo extra mucha más inversión en tiempo en dinero que en territorios cercanos.



¿Podéis tener una buena conciliación en este caso musical/laboral?

Fernando: Por suerte si, mi trabajo me permite poder compaginarlo con mi gran hobby.

César: Las cosas podrían ser más cómodas, sí, pero siendo francos, las tecnologías (en su amplio sentido) permiten facilidades ahora que antes, seguro, no estaban.

Miguel: Yo siento que sí, pero también depende del trabajo que cada uno tenga. Hay gente que dispone de sus días de vacaciones, de jefes más comprensivos…puede que hasta ellos sean sus propios jefes. Hay gente que no, que no puede pedir ni un solo día, o compagina estudios… Ahí la cosa es una lucha contra los elementos.

César: Eso y que la conciliación también hay que buscarla. Evidentemente, siempre que inviertes tiempo en una cosa, se renuncia a invertirlo en otra.



¿Suelen ser comprensivos con vosotros en vuestros puestos de trabajo cuando tenéis que salir de gira?

Fernando: Por supuesto, tengo la gran suerte de que en mi trabajo cada mes puedo pedir las fechas que necesite y me permite no solo ensayos, sino fechas para nuestros bolos, ir a conciertos y demás… En definitiva un lujo para esta época que corre.

César: De momento, y dado mi nivel, no he tenido problemas. De momento, (risas).

Miguel: Salvando las diferencias, en mi caso sí, me han permitido desaparecer unos días para ir a tocar sin el menor inconveniente.


Vuestros familiares y amigos ¿os apoyan cuando decidisteis que este sería vuestro modo de vida?

César: En mi caso “la ventaja” es que no es mi modo de vida, entonces no media ahí aprobación o desaprobación. De hecho, precisamente porque no es lo que me da de comer, mi entorno tiende más a animarme con ello.

Miguel: Algunos compran los discos y fingen que no se duermen en nuestros conciertos. Y eso es mucho.

Fernando: A mí, mi familia sigue diciéndome “hijo… ¿Qué te hemos hecho?” (risas), bromas aparte, he tenido la suerte de crecer en una familia de músicos, entonces tengo respaldo en casa a la hora de tener que salir por ahí o, por ejemplo, cuando no he podido pagarme por mí mismo el local de ensayo, mis padres me ayudaban a pagarlo, entendiendo la situación que esto conlleva.



¿Habéis sentido alguna vez el rechazo en plan. "Búscate un trabajo serio"?

César: he podido sentir la preferencia de los referentes sociales veteranos por unas salidas laborales sobre otras. Pero a efectos prácticos, la máxima inculcada siempre ha sido que me dedique a lo que sea, pero bien hecho.

Fernando: Nunca me planteé dejar mi trabajo por la música… a no ser que la suerte nos cambiase de un día para otro…

Miguel: Realmente no, pero porque no he puesto sobre la mesa nunca que esa iba a ser la elección en el plano profesional. Así que siempre ha resultado algo interesante para las personas a mi alrededor.



¿Sentís que la profesión de músico en este país no está valorada?

César: Habría que desarrollar una teoría del valor. Quiero decir, ¿qué se valora realmente? A mí no me parece justo decir que la música no esté valorada. En un mundo en el que lo que prima es la productividad, en sentido de “lo que da beneficios”, “lo que genera riqueza”, etc., el mero hecho de que la música tenga un espacio para tal ya es sorprendente (la música no sacia el hambre, no construye casas). Cierto que mi postura sería como esa de Lorca de “dar un pan y un libro”, pero una crítica a lo justo e injusto de que ciertas profesiones o modelos de vida estén más “valorados” que otros creo que excedería al debate en torno a la música.

Miguel: Supongo que también habría que desarrollar una teoría de la productividad. A mí no me gustan muchos músicos “profesionales” que dan trabajo y sustento a gente y de igual manera hay músicos que no dan trabajo a nadie pero que realmente siento que están haciendo algo más allá de esos términos, por así decir.

Fernando: Por un lado, sí que creo que la gente no es muy consciente de las horas de ensayo, dinero gastado en transporte, discos escuchados (En algo hay que inspirarse, ¿no?) instrumentos y locales de ensayo que hay detrás de cada concierto. Pero también, yo me siento valorado cuando alguien se acerca en un concierto y nos dice que le hemos encantado y que nos va a comprar un disco o una camiseta. Ya con eso, ha merecido la pena.

Miguel: Yo creo que está valorada en ese sentido, en el que la gente va a los puestos de los grupos y se deja pasta en ellos, y coge los discos con mimos y piensa en el curro que hay detrás de ellos. ¿Podría estar más valorada? Seguro que sí. También dependerá de los músicos, que tendemos a no valorarnos entre nosotros, con lo cual difícilmente podemos exigir ese “mimo” desde fuera.



¿Alguna vez habéis pensado en tirar la toalla?

Fernando: Todos tenemos nuestros días buenos y malos.

Miguel: Si, cada día que pasa, un poquito más.

César: momentáneamente sí, como de todo (desde trabajo hasta hobbys pequeños). Pero, al final, para mí, no merece la pena dejarlo.



¿Qué es lo que os empuja a seguir hacia adelante pese a todos los contratiempos?

César: que me satisface.

Miguel: Amén.

Fernando: Gloria a ti señor Jesús.

Muchas gracias.





+ Info:


También te puede interesar

0 comentarios