¿Deberíamos separar música y política?

abril 21, 2020

pink floyd animals cover

Hace pocos días Sherpa, ex Baron rojo hizo unas declaraciones en facebook sobre la gestión del actual gobierno en contra del coronavirus. No es la primera vez que las declaraciones de Sherpa crean controversia, pero en este último caso ha llevado a tal situación que el músico ha decidido quitarse de en medio, no si antes dar respuesta a las críticas. 

Desde mi punto de vista, no sé en otros paises, pero en este país da la sensación de que todo lo que suene a rock tiene que estar politizado y con tendencia siempre hacia la izquierda. Es cierto que hay movimientos que nacieron en momentos históricos donde a través de la música se luchaba en contra de un sistema establecido y donde se mostraba la disconformidad o rebeldía ante esa sociedad. Pero, creo que siempre hay que anteponer lo musical al trasfondo político. 

Si haces una música politizada tendrás siempre ese "estigma" durante toda tu carrera musical, sin embargo si consideras tu música como apolítica y abierta a la interpretación siempre será más objetiva. No estoy en contra de los artistas que utilizan su música como protesta ante ciertas ideologías o políticas, y me da igual que tipos de ideologías sean mientras no hagan daño a nadie, pero ello lleva a unas consecuencias que en el tiempo pueden jugar en tu contra, sobretodo en países como el nuestro, donde se lleva al extremo lo de o "estás conmigo o contra mi" Aún recuerdo las famosas palabras de Paco de Lucia en el documental de su hijo que decía "Cuando gané los dos primeros millones dejé de ser de izquierdas". 

Las personas a lo largo de los años van madurando y a los 18-20 años un chaval es mucho más maleable, no es lo mismo montar una banda con 20 años que con 40, eso está claro y seguramente tus ideas, tu situación vital y visión de la política y global habrán cambiado con respecto a cuando tenías 20 años. O quizás no, personas con unos principios muy fuertes que unen su música y la política sin importarles las posibles "consecuencias" a lo largo de los años.  Por consecuencias me refiero a que si por ejemplo tu idea de tener una banda es, fichar por un sello multinacional amparado en un sistema capitalista, seguramente te estés engañando a ti mismo si tu música va en contra de ese capitalismo. Esta serie de actitudes después provocan lo que todos sabemos.

En mi caso, siempre me quedaré con la música y no con el autor siempre que sus actitudes no estén fuera de la ley o la moralidad. Me encanta el Black metal pero no voy quemando iglesias ni soy Satánico, no me gusta la figura de Vikernes pero sigo su obra (no su último trabajo, risas), cumplió con la justicia y ahora hace una vida normal (bueno, este hombre no es muy normal, risas). Pienso que en el Black metal el tema del Satanismo es algo más amplio que referirse al tema religioso. El black metal noruego  fue una disconformidad de aquella juventud ante la sociedad Noruega de principios de los 90, no un tema estrictamente religioso, pero que al final se les acabó yendo de las manos.

Resumiendo, politizar la música se puede volver en tu contra si no tienes muy claro hacia donde quieres llegar con ella. 
Ante lo acontecido en las redes sociales en contra de las palabras de Sherpa, me quedo con esta célebre frase de Orwell

"Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír".

You Might Also Like

0 comentarios