Witchcraft: La genialidad hecha música

diciembre 17, 2019

Witchcraft  band


Una banda que nació simplemente de un homenaje a Pentagram y que pese las idas y venidas en su formación sigue teniendo la esencia de ese rock oscuro, pesado y psicodélico propio de ese doom/rock de los años 70. Hablamos de Witchcraft, una banda proveniente de Örebo (Suecia) y cuyo principal artífice Magnus Pelander comenzó sin quererlo allá por el año 2000 junto a John Joyles, Jonas Arnesén y Ola Henriksson. Y es que de las cenizas de la banda Norrsken nacieron dos grandes bandas como son Graveyard y Witchcraft.

Su álbum debut de nombre homónimo salió a la luz en 2004 después de que el sello Above Records se fijara en ellos y ahí es cuando comienzan las giras europeas junto a bandas como Orange Goblin o Corrosion Of Conformity entre otras.


Witchcraft album


En 2005 sale a luz su segundo álbum "Firewood", de nuevo a través del sello Above Records. Tras la gira norteamericana las entradas y salidas de miembros en la banda será algo habitual, aunque Magnus Pelander su fundador, se mantendrá siempre como pilar principal.

Firewood album




Su tercer álbum "The Alchemist" sale en 2007, pero no sin antes lanzar el single "If Crimson Was Your Colour"en 2006. 



En 2012 los suecos firman por el sello alemán Nuclear Blast y nos ofrecen su cuarto álbum "Legend" un álbum más accesible, donde sigue esa oscuridad y ese doom, pero ya en pequeñas pinceladas no como su ingrediente principal.



Cuatro años pasarían en silencio hasta que volvieran a sacar su siguiente trabajo "Nucleus", quinto álbum y de nuevo con Nuclear blast. Un álbum cargado de stoner, rock psicodélico y Doom con Rage Wideberg a la batería, Tobias Anger al bajo y Magnus Pelander a la voz y guitarra. Ese mismo año Magnus publicó su primer álbum en solitario "TIme Out Worldwide" un álbum de tipo folk donde predominan las guitarras acústica y diversos instrumentos de cuerda y viento.



Una formación que ha ido evolucionando en su sonido a la par que ha ido cambiando de miembros, pero que sigue  manteniendo intacta esa esencia de sus comienzos. Es cierto que hay un salto enorme entre su último trabajo y el primero, el cual fue grabado de "mala manera" en un sótano donde predominaba practicamente todo lo analógico frente a lo digital que impera hoy día, pero la cabeza de Magnus Pelander no ha dejado de mostrarnos verdaderas joyas a lo largo de todos estos años en Witchcraft.

Seguiremos esperando su siguiente trabajo al ritmo de la lenta cadencia de ese doom que nos sumerge en lo profundo de la mente y el ser.





+ info:

https://www.facebook.com/witchcraft/
https://twitter.com/WitchcraftBand
https://www.nuclearblast.de/





Entradas relacionadas

0 comentarios